La importancia de la ética y responsabilidad profesional de los y las abogadas en CEJUME

En la aplicación cotidiana del derecho penal hay muchas cosas importantes en juego: los derechos de las víctimas, de las y los investigados y de la sociedad en general. Que una persona sea privada de su libertad injustamente, o que la víctima de un delito no encuentre justicia pronta y efectiva es algo que nos preocupa a todas y todos.


A pesar del impacto que el derecho penal tiene sobre nuestras vidas, una gran parte de su aplicación está en manos exclusivas de profesionales del derecho. Si bien la ciudadanía, a través de organizaciones civiles o de profesiones como el periodismo, ejerce una vigilancia en la manera en la que las y los profesionales del derecho realizan sus tareas, lo cierto es que una parte importante de nuestra vida recae en las manos de quienes operan el sistema de justicia penal. De manera que lo que hagan o dejen de hacer trasciende su esfera personal y profesional y tiene efectos sobre terceros.

La ética y responsabilidad profesional es aquella rama del derecho que define los valores que deben perseguir las y los abogados, así como los deberes que de esos valores se desprenden, las prohibiciones o faltas que atentan contra los valores de la profesión y, en algunos casos, los órganos y procedimientos que se encargan de vigilar el actuar ético de los y las profesionistas. En este sentido, la ética y responsabilidad profesional funge como el mecanismo que pretende cerrar la brecha entre la ciudadanía y los y las profesionistas del derecho: como el conocimiento de los y las abogadas es un conocimiento técnico al que la ciudadanía no siempre tienen acceso, la ética y responsabilidad profesional instilan en las y los profesionistas (persuasiva y coercitivamente) una serie de valores y actitudes para que su actuar sea conforme a los fines que la sociedad ha encargado a la profesión.


En pocas palabras, es algo así como “dado que yo, como parte de la ciudadanía, no sé mucho del ejercicio profesional del derecho y no puedo juzgar si determinada actuación es correcta o no, de acuerdo a los estándares de la profesión, la mejor forma de garantizar que esta actúe correctamente es haciendo que las y los profesionales del derecho se vigilen e impongan pautas de comportamiento, haciendo que tengan una ética profesional”. No sobra señalar que hay actuaciones que son evidentemente incorrectas y además, delictivas, como sobornar a un testigo o a una funcionaria pública. Estas actuaciones conciernen entonces no solo a la ética y responsabilidad profesional, sino también al derecho penal.

Conscientes de la importancia de la ética y responsabilidad profesional de las y los operadores del SJPA, el proyecto CEJUME ha abordado este tema en dos sentidos: procurando que los contenidos estén apegados a estos grandes valores y, además, elaboramos un Curso Complementario de Ética y Responsabilidad Profesional en el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, el cual está abierto para cualquier persona interesada. El curso lo desarrolló el área de Ética y Responsabilidad Profesional del CEEAD, junto con personas expertas nacionales e internacionales, como abogadas y abogados, defensores, personal del ministerio público y personal académico. El curso se caracteriza por centrarse en los dilemas éticos que enfrentan las y los operadores jurídicos en su día a día. Optamos por alejarnos un poco de la teoría y más bien ilustrar situaciones reales y complicadas (unas más que otras) en las que es necesario ejercer una deliberación ética cuidadosa.


Si bien el campo de la ética y responsabilidad profesional ha sido poco desarrollado en México, creemos que el curso se aúna a esfuerzos que se han hecho, desde distintos frentes, para cimentar un área vital para consolidar el Estado de derecho. Les invitamos a que estén atentos y atentas a nuestras fechas de inscripción, tomen el curso, nos compartan sus opiniones y nos ayuden a fortalecerlo y mejorarlo día a día.